¿Dónde está Dios?
     Miguel Corales



¿Dónde está Dios? Es una pregunta que nos hemos hecho o escuchado, algunas en tono sarcástico o de reproche, otras con rabia e impotencia, como sea, muchas veces se ha puesto en duda la existencia del Supremo, se le ha dado una connotación humana, ubicua y al no verle actuar en la forma que queremos optamos por dudar de su existencia.

Creo que el concepto que tenemos de la creación y por ende de Dios dista mucho de lo que en realidad pudiera ser o es. Se nos antoja un dios creado a nuestra imagen y semejanza, que piense como nosotros, que actúe de acuerdo a nuestros obtusos y mezquinos parámetros. Recuerdo una vez que estando en la compra de una casa rodante, vi un panfleto que describía con dibujos cual era el modelo perfecto para la familia: la esposa  lo visualizaba con una cocina, sala-comedor y una habitación muy espaciosa, con baños cómodos, fáciles de mantener y limpiar. Los niños deseaban un amplio espacio donde poder jugar y por su parte el esposo visualizaba una pantalla gigante de televisión, un motor grande y poderoso, con fácil acceso desde adentro para remediar cualquier eventualidad de reparación o mantenimiento. Cada diseño en particular de la casa rodante (Motor home) ocupaba las dos terceras partes del mismo; complacerlos a todos, era imposible. Todos queremos un mundo particular a nuestra imagen y semejanza y ¿dónde está Dios que no me lo hace?

¿Dónde está Dios cuando los terremotos están haciendo estragos y muchos seres humanos pierden la vida? Pues creo que está creando, si, Dios es la creación y esta constantemente creando, expandiendo multiplicando, creciendo, avanzando, evolucionando, Dios es vida, es Dios de vivos no de muertos. “Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Mateo 22:33

Lo que llamamos muerte es una visión muy limitada de lo que realmente somos. “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto Juan 12:24. En pocas palabras: la muerte es entonces la transición de un estado a otro, de una existencia a otra, mas, nunca dejamos de existir.

¿Y los terremotos? Ah... los terremotos, los deslaves, las inundaciones, los huracanes etc. entendamos que la madre tierra es un ser vivo y aunque tiene miles de millones de años es joven aun, está creciendo, ajustándose, evolucionando y a cada segundo (en su mega-tiempo) hace un ajuste. 

Por ejemplo, cuando la temperatura sube demasiado enciende sus ventiladores (huracanes) para llevar el aire caliente a las alturas y así ecualizar el clima, sabemos por donde pasan  estos huracanes, pero no nos movemos. Construimos en el lecho seco de los ríos y cuando la madre naturaleza viene a reclamar sus predios arrasa con todo lo construido en ellos. Por siglos hemos sabido donde se producen reiteradamente los temblores, ahora sabemos donde se encuentran las capas tectónicas que los promueven y donde tarde o temprano sucederá un movimiento telúrico. La verdad no se porque nos gusta vivir en esos límites. Se ha propuesto en muchos países el comenzar a fabricar las ciudades lejos de los sitios donde la tierra se mueve, pero la respuesta ha sido siempre un rotundo NO. De hecho hay ciudades construidas en laderas de volcanes, la vista es espectacular pero... Nos gusta vivir donde estamos.

Me pregunto ¿Será que esperamos que Dios detenga su creación, la evolución del universo, que haga una excepción y que paralice los ajustes de la madre tierra para complacer a unos pocos que deseamos vivir justamente donde no debemos? Digamos un ¡hurra por el libre albedrío!

Por otra parte Dios es también en cada uno de nosotros y cada experiencia vivida es un acicate para cocrear con Él, para demostrarnos a nosotros mismos que al ayudar a otros, al dar sin esperar nada a cambio estamos haciendo como lo hace Él, estamos dando vida, amor, consuelo a aquellos que la han perdido, estamos fluyendo en la creación, muriendo a la vieja conciencia y dando fruto en abundancia.

Es hora de abrir los parámetros, de ver la creación, el universo como un todo, como el todo que es. Todo está interconectado, nada es casualidad, todo es causalidad,  todo se rige por la ley de causa y  efecto y no estoy hablando de una predestinación, pero si deseamos vivir debajo de una palma de cocos, es mejor que estemos preparados porque algún día un coco nos caerá en la cabeza y por favor no nos preguntemos entonces ¿dónde está Dios? Porque está creando, Él es la creación en manifestación y nosotros... somos sus hijos
Volver Arriba