La imaginación es el sueño que lleva la semilla por dentro, aunque nadie la vea, existe en su interior y tarde o temprano se manifestará en todo su esplendor... la imaginación es el preámbulo a la manifestación, es Dios delineando a través de nuestra mente para plasmar sus ideas en el mundo de las formas. La imaginación es el paso que sigue al pensamiento, a la idea, es el poder que le da forma a la Sustancia. Albert Einstein Afirmaba: La imaginación es más importante que el conocimiento.

La imaginación es el detonante a manifestar y puede complacer los requerimientos del pensador: si imaginamos miedo, pues eso tendremos, si imaginamos carencia, seremos complacidos, si imaginamos abundancia, la tendremos “así lo crees, así te sea hecho” podríamos decir que la imaginación es la descubridora en nuestro mapa interior, ella puede tomar retazos de lo que hemos recogido en nuestras experiencias de vida o quizás recuerdos innatos que ya hemos acumulado en vidas pasadas; con la mezcla de lo sabido como bosquejo, más con lo nuevo imaginado, obtenemos una nueva creació

Si vemos en nuestra mente solo el bien deseado, la necesidad de resolver algo, de alivianar una carga, de mejorar un sistema; ponemos entonces en acción la imaginación, esta se conecta con la información ya grabada, la envía al Creador y pronto viene a nosotros la brillante idea, la manifestación de lo deseado.

Tan solo imaginemos lo que deseamos en bien, hagámoslo con la certeza de lo posible y pronto veremos como nuestro Padre nos sorprende mostrándonos que con El todo es posible. La imaginación es el sueño que lleva la semilla por dentro...  siembrala en ti y verás su abundante manifestación.

Miguel Corales 

La Imaginación