Vivamos en Paz


El encontrar paz y  seguridad es un sueño siempre añorado por la humanidad. En la medida que sentimos escasez, miedo, incertidumbre, estaremos atacando nuestra seguridad y por ende menoscabando la tan buscada paz. Mas, una de las cosas que más nos debilitan es el momento en que empezamos a sentirnos viejos. Temerosamente vamos encontrando como el tiempo inexorable va agotando la tersura de la piel, permitiendo la aparición de las líneas de expresión (arrugas) a  vez que nos muestra un blanco marco de cabellera . 

Es quizás por esto que desde tiempos inmemorables el hombre se ha dado a la tarea de buscar “la fuente de la eterna juventud” y “El Dorado”, lugar que prometía ofrecer tesoros sin fin; Esta es una esperanza que hasta nuestros días no ha cesado. No nos aventuramos allende los mares en frágiles carabelas, mas los “Hernán Cortez” de hoy continúan la búsqueda, ya sea en alimentos naturistas, vegetarianos, en medicinas milagrosas o cirugías rejuvenecedoras. Por otra parte la esperanza "del Dorado” suele descansar en un billete de lotería, una herencia, un negocio que nos deje  mucho dinero facil y con poco esfuerzo, o quizás en un golpe de suerte en la bolsa de valores. Mi madre diría: “esfuerzo digno de mejor causa”.

No digo que sea malo mantenernos jovenes, sanos y prósperos, por el contrario, es importante hacerlo, mas que esto no ponga en fuera de balance la seguridad y la paz necesarias para un crecimiento espiritual sostenido. (Poner la carreta delante de los bueyes nunca fue una buena idea).

Es facil perder la perspectiva de vida cuando creemos que somos seres finitos, cuando creemos  que somos el cuerpo que vemos. Nuestro cuerpo es el vehículo que estamos usando en esta expresión de vida, pero no somos ese vehículo, es posible que el deseo de perpetuarlo obedezca a un reflejo propio del original que en realidad, si, es eterno y es pleno de paz y luz .



El tratar vehementemente de obtener la paz y seguridad mediante el encuentro con “la fuente de le eterna juventud y el dorado” es como tomarse una fotografía  para luego cuidarla de tal manera que no se destruya, que el moho no la corroa con el fin de seguir siendo jóvenes y bonitos. El retrato de Dorian Gray

Lo que estaríamos tratando de perpetuar sería solo una imagen en un espejo. Por alguna circunstancia, quizás cuando perdimos el paraíso terrenal nos olvidamos que la seguridad, sabiduría y paz no estaban en el fruto prohibido sino que subyacían en la luz que éramos y somos.

Es desgastante el hecho de tratar de mantener la expresión de la fotografía para que no se deteriore con el tiempo. Es desgastante pensar que somos la fotografía olvidándonos que en realidad somos el original, que este nunca se envejece ni se destruye. Que el original es luz, pleno de paz,  sin importar cuán ajado o pobre se vea el antiguo retrato.  

Vivir la vida , “vida en abundancia” “ Sin temer manada pequeña porque al Padre le plació darnos el reino” equivale a hacer conciencia de que somos luz eterna, creada por Dios a Su imagen y semejanza, y por ende la paz y seguridad nos fue dada desde el “Alfa y el Omega”  Somos la paz y la seguridad absolutas y tenemos el poder de elección, de elegir vivirla y proyectarla en cada acto en esta expresión de vida.  Solo Dios.


Miguel Corales

     Servicios Dominicales
 11:00 AM  
Oración Miercoles
7:30 — 8:00 PM
Clases y Talleres Motivacionales
Miercoles 8:00 PM
12260 SW, 8 St.  #163, Miami.
  Tel: 786-390-9903
Unity Latinoamericano
 Cristianismo Progresivo