P(arámetro)s

Pertenencia.

Hay un sentimiento innato en todo ser humano y es el de posesión: tener, poseer. Nos estamos abocando constantemente a obtener de todo, lo más que podamos, muchas veces los medios son irrelevantes, solo queremos tenerlo. Es interesante observar que no importa cuánto tenemos, porque siempre querremos más. 

¿Es acaso este ilimitado afán de poseer, una equívoca búsqueda de algo, que por no ser lo que realmente necesitamos nunca se satisface? ¿Podría ser algo así como comer insaciablemente, pensando que es lo que deseamos? quizás en realidad lo que queremos es atención, cariño, amor y como nunca lo recibimos, sin percatarnos lo reemplazamos por comida. Es como si un vació sin fondo nos obligara a llenarle con cualquier cosa, mostrándonos espejismos que nunca satisfacerán nuestra necesidad.

Si esto es así ¿podríamos pensar que nuestras ansias de poseer no son solo un deseo insatisfecho, sino un anhelo de pertenecer? Por ejemplo: por  alguna razón cuando sentimos que no pertenecemos a un país, cuando somos inmigrantes, cuando perdemos nuestra identidad, comenzamos a trabajar y a trabajar, a hacer cosas que nunca soñamos que habríamos hecho en nuestra tierra natal, donde sentíamos que pertenecíamos. Tratamos de llenar ese vacío de no pertenencia con posesiones. Cuando buscamos a nuestra pareja para que sea nuestra, muy en el fondo o quizás a flor de piel deseamos sentir que le pertenecemos. Cuando deseamos con ansias tener nuestra casa propia, ¿no será que en vez de ser nuestra casa deseamos sentirnos cobijados por ella, protegidos, como si le perteneciéramos?
¿Se acuerdan de algo así como: Tuyo, o tuya para siempre y firmábamos nuestro nombre en la esquela? Mas, creo que más que ser sus dueños deseábamos pertenecerles. Hay personas que cuando se sienten solos y  deprimidos pueden llegar a afirmar que no tienen ni siquiera un perro que les ladre. A propósito, ¿conocen a alguien que se crea dueño de un perro o un gato cuando en realidad hay un sentimiento ignorado que es el de pertenecer al animal? Hummmm.

Podrían ser innumerables las ocasiones en que al sentirnos “huérfanos” hemos buscado pertenecer, a un club, un círculo de amigos, o poniéndonos una camiseta de un equipo de fútbol, y con esto al sentir saciada temporalmente nuestra necesidad de pertenecer, nos convertimos en fanáticos de él y competimos diciendo este es mi equipo. ¿O será más bien que ese es el equipo al que pertenezco? Hay un espacio muy estrecho en donde queriendo pertenecer, mostramos que queremos poseer.

¿De dónde podría venir este deseo? Creo que está claro. Nos hemos acostumbrado a decir que todo es nuestro, y lo más importante: hasta Dios es nuestro. Creo que ha llegado el momento de empezar a desandar lo andado, de reconocer que nuestras ansias de posesión no son más que el resultado de una búsqueda de pertenecer, que esta nació cuando comenzamos a afirmar que Dios nos pertenecía. Que aunque le amemos y nos ame, no nos sentimos su propiedad, por el contrario afirmamos que es nuestro. Pongamos de lado nuestro ego y reconozcamos que no hay que seguir buscando pertenencias, que es solo la proyección de un deseo innato de pertenecer. Empecemos a vivir en la conciencia de pertenencia a Dios. Estoy seguro que al descubrir que le perteneces, tu vida estará por demás completa y satisfecha, el saber que le pertenecemos, que es nuestro dueño, es la máxima realización a la que podemos aspirar.

Podemos empezar a sentir que pertenecemos  a un país, a un club, a un equipo, a un círculo de amistades, a nuestra pareja, mas lo primordial es realizar en conciencia que la verdad es que le pertenecemos a Dios, al Padre porque vivimos en Él. Vivamos esa conciencia y ya no será menester buscar ansiosamente más pertenencias... sino entregas,  para pertenecer por amor y por convicción. Entonces todo lo demás nos pertenecerá por derecho propio.

“Por lo tanto buscad primero el reino de Dios y su justicia; que todo lo demás se os dará por añadidura” Lucas 12:31. Busquemos entonces ser súbditos de ese reino y pertenezcamos a Él. 


Miguel Corales

Regresar arriba