Debes Hacer... 
                          Lo que Debes Hacer.


Suena trivial y manoseado, mas, es una gran verdad. En nuestra eterna búsqueda por lo que no sabemos qué, gastamos nuestras energías, agotamos nuestras posibilidades, llenamos nuestra vida de riquezas de oropel y vanidades; tesoros tangibles e intangibles, mas, invariablemente vienen los ladrones y las hurtan, o el orín las corroe. “Hacemos tesoros en la tierra y no los hacemos en el cielo”

Digo que buscamos, no sabemos qué, dado que no importa si conseguimos o no, nunca nos satisface. Decimos con ahínco: cuando suceda esto o aquello entonces habré llegado a la meta, cúando, cúando, cúando, siempre hay un cuando que debemos lograr... mas, cuando lo hacemos solo nos sirve para tomar impulso y volver a empezar.
¿Es que acaso el hombre no sabe cuál es su designio? ¿Es que después de tanto vagar y divagar no se ha dado cuenta de su verdadera identidad? ¿Será acaso que se siente destinado a ser como un carrusel y dar vueltas y girar sin llegar a ningún fin? Es posible, porque de otra manera no se explica que siempre estemos girando en la misma rueda. Dirá Ud. que no es así, que la humanidad ha progresado, ¿progresado? Bueno el hombre viajó a la luna pero no ha logrado viajar con extito a su interior.Si vamos a la Biblia y abrimos en el libro de génesis encontraremos algo que nos parece horroroso: Caín mata a Abel, ¿cómo es posible? Nos preguntamos, y nuestra respuesta es que Caín era malo, pero la humanidad ha progresado, ¿progresado? Abramos ahora la última página del cualquier rotativo: Caín continua matando a Abel.

Debes hacer lo que debes hacer. Jesús hizo lo que tenía que hacer, El se enteró a muy temprana edad “que en los negocios del Padre debía estar” y se avocó a ello sin descansar, descubrió que era un ser de Luz, “que el reino no era de este mundo”, que era espiritual, descubrió la Verdad en él...


 “había que buscar primero el reino de Dios y su justicia y después la añadidura”. Descubrió su divinidad y nos lo dijo, más aun, afirmó: “lo que Yo hago ustedes también lo pueden hacer y mayores cosas pueden hacer”

Debes hacer lo que debes hacer. Sí, el secreto está en hacerlo, mas, debemos conocer que es lo que hay que hacer. ¿Cómo lograrlo? Debemos reconocer y saber que somos seres de luz creados a imagen y semejanza del Padre, que no tenemos un alma, que somos el alma, seres espirituales viviendo una experiencia humana. Cambiar de una vez por todas nuestro estado de conciencia nos dará el poder para establecer “el cielo que está aquí entre nosotros”, Debemos dejar de buscar la añadidura e ingenuamente pensar que con ella obtendremos el anhelado reino. Estamos invirtiendo el orden de los factores y esta es la excepción que confirma la regla; esta vez el producto si se encuentra afectado.

 Al iniciar la búsqueda de Dios y su justicia la promesa se cumplirá, tendremos la añadidura y la tendremos en gran abundancia.

Debes hacer... lo que debes hacer... Mas vamos a hacerlo ahora.
En otros artículos hablamos más en referencia a lo que debemos hacer y como aplicarlo a nuestro diario vivir. 

Miguel Corales
miguelcorales60@yahoo.com

Regresar Arriba