¿Cuánto oro hay en el mundo? ¿Cuántos diamantes, petróleo, dinero, etc.? Riquezas de todo tipo, la verdad mucho o poco, no lo sé, esto es irrelevante, mas lo  que sí sé, es que no vino nadie de otro planeta y se lo llevó, no todo, no parte, sino absolutamente nada. Entonces ¿por qué después de nadar en abundancia nos estamos quedando sin nada?¿porqué de la noche a la mañana estamos en una crisis? 
Creo que la respuesta estriba en la confianza que hemos puesto en los símbolos monetarios o representativos. ¿Recuerdan la fabula del pollito, al que le cayó una hoja encima y corriendo dio la alarma diciendo que el cielo se estaba cayendo? Todo el gallinero salió en estampida causándose grandes daños, hasta que se dieron cuenta que el cielo estaba donde mismo, que solo habían perdido la confianza en él. 
Pues algo similar nos está pasando, algunos pollitos se dieron a la terea de predecir un futuro negro, diciendo que el cielo se caería, haciendo perder la confianza en la economía y por lo tanto haciendo cumplir la nefasta profecía. Creímos que teníamos que guardar dinero para las vacas flacas que se nos avecinaban, dejamos de comprar nuestras debilidades en la tienda, la tienda se vio con demasiado inventario sin vender, despidió algunos empleados, cancelo las ordenes que tenia a las fabrica, las fabricas se vieron obligadas a reducir su producción y por lo tanto también a despedir a más empleados. Estos finalmente al no tener trabajo, no pudieron volver a las tiendas a comprar sus debilidades y el cielo comenzó a dar señales de que se estaba cayendo. ¿qué pasó? Pues... Se perdió la confianza. 

¿En qué podemos confiar entonces? Pues la confianza debe estar en nosotros mismos, sin importar  que alguien nos augure que el cielo se caerá. Confiemos en la fuerza infinita que nuestro creador nos entrega. Nuestros  conocimientos y habilidades son los mismos y serán mayores aun en la medida que aprovechemos estos obstáculos como retos a vencer, al hacerlo obtendremos de nuestro ingenio mucho más de lo que creemos. 
Salgamos victoriosos, la Crisis es solo una nueva oportunidad para demostrarnos a nosotros mismos que si podemos, que todo ciclo se puede cerrar para comenzar uno nuevo, recurramos a nuestro ingenio. Cuando los tripulantes del Challenger orbitan la tierra y tienen problemas; ponen juntas las pocas cosas que están a bordo y fabrican la solución con las muchas ideas que si poseen. Busquemos en el baúl de las experiencias y encontraremos mucho más de lo que creemos tener " Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado" Mateo 13:12.
 Hagamos conciencia de las infinitas posesiones que tenemos en lo intangible y más temprano que tarde estas se manifestarán en el mundo de formas, restablezcamos así el cielo caído ( que nunca se cayó) y regresemos a la abundancia que siempre fluyo en nuestras conciencias. ¿Cuánto oro hay en el mundo? el mismo de siempre. !No es una crisis, es una oportunidad!

Miguel Corales

CRISIS V/S 
OPORTUNIDAD